Antiguos manuscritos que revelan extrañas curas médicas medievales

Los tratamientos para las heridas de batalla se encuentran entre los remedios descritos, pero los investigadores de Cambridge dicen que muchos se enfocan en un conjunto familiar de dolencias como dolor de cabeza, dolor de muelas, diarrea, tos y dolor en las extremidades.

Hornear un búho salado y molerlo hasta convertirlo en polvo para tratar la gota es una de las extrañas sugerencias que se encuentran entre miles de remedios médicos medievales.

Rellenar a un cachorro con caracol y salvia, asarlo al fuego y usar la grasa para hacer un ungüento es otra cura sugerida para la gota.

A alguien que sufriera de cataratas hace cientos de años se le recomendaría mezclar la vesícula biliar de una liebre con un poco de miel y usar una pluma para aplicarla en el ojo.

Los tratamientos se encuentran entre las 8.000 recetas médicas contenidas en 180 manuscritos medievales, la mayoría de los cuales datan de los siglos XIV o XV, que están siendo digitalizados por la Biblioteca de la Universidad de Cambridge.

Sin embargo, algunos datan incluso antes, uno de ellos tiene 1.000 años.

También dan una idea de la violencia de la vida medieval, con consejos sobre cómo descubrir si un cráneo se ha fracturado después de una herida con un arma, así como también cómo reparar los huesos rotos y detener el sangrado.

Algunos contienen ilustraciones detalladas y muestran que los médicos usaron una «desconcertante variedad de ingredientes»: animales, vegetales y minerales, dijo el líder del proyecto, el Dr. James Freeman.

«A pesar de todas sus complejidades, las recetas médicas medievales son muy identificables para los lectores modernos», dijo.

«Muchos abordan dolencias con las que todavía luchamos hoy: dolores de cabeza, dolor de muelas, diarrea, tos y dolor en las extremidades.

«Muestran a personas medievales tratando de controlar su salud con el conocimiento que tenían disponible en ese momento, tal como lo hacemos nosotros».

El Dr. Freeman agregó: «También son un recordatorio del dolor y la precariedad de la vida medieval, antes de los antibióticos, antes de los antisépticos y antes del alivio del dolor, tal como los conoceríamos todos hoy.

Los textos provienen de una docena de universidades de Cambridge, el Museo Fitzwilliam y la Biblioteca de la Universidad, y se conservan como parte del proyecto Curious Cures de £500,000.

Las transcripciones completas de los remedios y las imágenes de alta resolución estarán disponibles gratuitamente en la Biblioteca Digital de Cambridge a medida que los catalogadores trabajen con los textos durante los próximos dos años.