Ford Escort 1985 de la Princesa Diana se vende por $764,000 en subasta

Foto: Joe Giddens/AP

Una versión tuneada de un popular automóvil familiar de los años 80 que una vez perteneció a la Princesa Diana se vendió por casi $764,000 en una subasta, un récord para el modelo, después de que estalló una guerra de ofertas entre coleccionistas británicos y extranjeros.

Diana condujo el Ford Escort RS Turbo negro de 1985 durante casi tres años y solía fotografiarse utilizándolo en viajes a las elegantes zonas comerciales londinenses de Chelsea y Kensington.

“Este es un pequeño momento de la historia, damas y caballeros”, dijo el subastador al comenzar la subasta en 100,000 libras (117,000 dólares), una cifra inicial que ya eclipsaba el récord anterior de un auto similar, de color blanco, vendido el año pasado. El precio final, incluida una prima del comprador del 12,5 por ciento, fue de más de 850.000 dólares.

La venta se produjo pocos días antes del 25 aniversario de un accidente automovilístico en París que mató a Diana y su novio, Dodi Fayed. Ella no estaba al volante de ese automóvil, un Mercedes-Benz S-280, cuando se estrelló a alta velocidad la madrugada del 31 de agosto de 1997.

La princesa y los recuerdos que marcan su vida mantienen un atractivo público duradero mucho después de su muerte. El año pasado, una rebanada de pastel de su boda real con el Príncipe Carlos, de 40 años y probablemente no apta para el consumo, se vendió en otra subasta por alrededor de $2,000.

Los asistentes a la subasta del sábado sin duda parecían ansiosos por conservar una parte de la historia del Reino Unido y un recuerdo de la «Princesa del Pueblo«, aplaudiendo cuando surgieron ofertas de Coventry y Cheshire, y abucheando cuando las ofertas principales cambiaron al extranjero.

“Esto va a ser como los mármoles de Elgin. Tendrá un embargo para ser enviado al extranjero”, bromeó el subastador, refiriéndose a una serie de esculturas de 2.500 años de antigüedad que son objeto de una de las disputas culturales más largas de Europa. (A lo largo de los años, muchos han tratado de persuadir al Museo Británico para que los devuelva a Grecia).

Foto: Joe Giddens/AP

El valor de los coches clásicos se ha disparado en los últimos años a medida que las personas encerradas durante la pandemia del coronavirus volcaron su pasión por las aventuras en otras empresas, como automóviles, bienes raíces y arte.

El automóvil de Diana finalmente se vendió a un comprador en un bucólico pueblo de Cheshire, justo al sur de Manchester, que es el favorito de los jugadores de fútbol de la Premier League británica.

El subastador describió el vehículo como un «ejemplo inmaculado» del Ford Escort, que fue uno de los coches más vendidos de la década de 1980 en Gran Bretaña. Conocido como el «auto deportivo de la gente», iba desde ediciones básicas hasta deportivas completamente mejoradas.

Era una rara versión negra del automóvil, aparentemente ordenada a pedido de los oficiales de seguridad del palacio que querían que Diana condujera un vehículo más discreto. Prefería conducir ella misma, con un guardaespaldas en el asiento del pasajero.

El sábado también se puso a la venta un Rover P5 negro de 1973 que se usó para llevar a Margaret Thatcher al Palacio de Buckingham antes de su nombramiento como primera mujer primera ministra de Gran Bretaña y un Land Rover Defender de 2015 que apareció en la película de James Bond de 2015 «Spectre«.

El Escort fue uno de varios récords mundiales de ventas de automóviles que se batieron el sábado, dijo la casa de subastas. Incluso el subastador pareció sorprendido cuando la puja se intensificó: “550.000 libras por el Ford Escort. Nunca he dicho eso antes”.