Las 5 plantas más curables que todos deberían tener en su jardín

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha estado aprovechando las capacidades medicinales de las plantas. De hecho, la mayoría de los medicamentos convencionales que se utilizan hoy en día se derivan de las plantas. Proporcionan la fuente más rica de compuestos para casi el 70 % de los medicamentos modernos. Además, a principios del siglo XXI, el 11 por ciento de los 252 medicamentos considerados “básicos y esenciales” por la Organización Mundial de la Salud se basaban en plantas con flores. En este artículo, veremos 5 plantas medicinales que debes tener en tu jardín.

1. Áloe Vera

Conocida como la «Planta de la Inmortalidad» por los primeros egipcios, el aloe vera se ha utilizado durante mucho tiempo en el bienestar general de la salud y la belleza. A menudo se usa para productos para el cuidado de la piel después del sol o en un agua de moda en las tiendas naturistas. El aloe vera es ideal para cultivar en el jardín ya que requiere poco mantenimiento y solo necesita riego cada tres semanas. El aloe vera se utiliza para tratar la piel dañada e inflamada. También ayuda a aliviar trastornos digestivos como la colitis ulcerosa. La planta también es excelente para curar trastornos como el estreñimiento crónico y ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Además, es excelente para reducir la placa dental.

2. Ginkgo

Gingko es una de las plantas homeopáticas más antiguas y es una hierba clave en la medicina china. Sus hojas se pueden usar para crear cápsulas, tabletas y extractos. Sus hojas secas se pueden consumir como té. El árbol gingko se considera un fósil viviente, que data de hace 270 millones de años. El árbol puede vivir hasta 3.000 años. Gingko es mejor conocido por su capacidad para mejorar la salud del cerebro. Los estudios han revelado que el gingko puede ayudar en el tratamiento de pacientes con demencia de leve a moderada. También ayuda a ralentizar el deterioro cognitivo en la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

3. Hierba de limón

La hierba de limón es una planta curativa perenne tropical aromática conocida por sus beneficios potenciales para la salud. La planta ayuda a combatir problemas respiratorios como laringitis y dolor de garganta. La hierba de limón posee propiedades anticancerígenas y se utiliza como terapia adyuvante combinada con quimioterapia. Además, la planta se usa como té desintoxicante para bajar de peso. La hierba de limón también es excelente para reducir el dolor abdominal, los dolores de cabeza y otros. Tiene propiedades antipiréticas lo que lo hace ideal para controlar la fiebre. La hierba de limón se puede administrar de diferentes maneras: por vía oral, tópica o inhalada como aromaterapia. Sin embargo, hay investigaciones científicas limitadas que respaldan estos usos.

4. Jengibre

El jengibre se puede consumir de varias formas: fresco, en polvo o como aceite o jugo. Esta planta con flores se puede usar para tratar problemas de digestión y náuseas. El jengibre contiene propiedades antiinflamatorias conocidas como gingeroles y shaogales. También es excelente para combatir los resfriados comunes. El jengibre se vende comúnmente en tiendas naturistas o bares de jugos. Para combatir las náuseas, el mareo o el comer alimentos que no le sientan bien al estómago usando jengibre, haga un té con las raíces. El jengibre también es excelente para aliviar el dolor de garganta rápidamente al matar los rinovirus, la causa de los resfriados comunes. También es una gran adición a una dieta saludable.

5. Cúrcuma

Con su origen en la India, la cúrcuma se ha utilizado como hierba medicinal durante 4000 años. Es difícil pasar por alto una botella de cúrcuma porque es fácilmente reconocible por su tono naranja brillante. Es rico en antioxidantes, lo que lo convierte en un excelente ingrediente para cocinar. Se cree que la cúrcuma tiene propiedades anticancerígenas y ayuda a prevenir mutaciones en el ADN. Ha sido utilizado durante mucho tiempo por personas con artritis que desean aliviar las molestias. Investigaciones recientes han revelado que la cúrcuma se ha mostrado prometedora en el tratamiento de diversas enfermedades dermatológicas y artritis articular.