Las hamburguesas de gusanos podrían resolver el hambre en el mundo, afirman los científicos

Imagen: Getty Images

¡Esta podría ser una comida no tan feliz!

Los bichos espeluznantes podrían ser la clave para resolver el hambre en el mundo, comiéndolos como alimento.

Las criaturas viscosas conocidas como gusanos de la harina, como su nombre indica, pueden convertirse en comida. Científicos de Corea del Sur han cocinado gusanos de la harina, o larvas de escarabajos, junto con azúcar para crear «carne», y afirman que tiene un sabor auténtico.

«Recientemente, comer insectos se ha vuelto interesante debido al costo creciente de la proteína animal, así como a los problemas ambientales asociados», dijo el Dr. Hee Cho, líder del proyecto de la Universidad de Wonkwang, en un comunicado de prensa.

Debido a que se estima que la población mundial alcanzará los 9.700 millones para 2050, un gran salto de nuestra población actual de casi 8.000 millones, las alternativas a la carne son muy buscadas debido a su menor impacto en el medio ambiente.

El cambio climático está parcialmente alimentado por las emisiones de las vacas, debido al metano que producen, de ahí la necesidad de sustitutos de la carne de res.

Para aquellos que no están dispuestos a deshacerse de sus hamburguesas, los científicos podrían haber encontrado una solución con los gusanos de la harina: molerlos y sazonarlos para que sepan como si fueran reales.

De hecho, los bichos son una gran fuente de nutrientes que el cuerpo necesita, similar a la carne, según los investigadores, y se ha demostrado que reducen el colesterol y la inflamación mientras mejoran los ritmos cardíacos.

“Los insectos son una fuente de alimentos nutritivos y saludables con altas cantidades de ácidos grasos, vitaminas, minerales, fibra y proteína de alta calidad, que es como la carne”, dijo Cho. “El gusano de la harina contiene aminoácidos esenciales beneficiosos y tiene un alto contenido de ácidos grasos insaturados”.

Pero los aprensivos podrían no masticar voluntariamente gusanos viscosos. En muchos lugares, los insectos no se consideran manjares, a diferencia de otros países, pero Cho está tratando de remediar el estigma.

“El gusano de la harina es uno de los insectos comestibles más utilizados en el mundo. Sin embargo, los insectos comestibles no son universalmente aceptados en nuestras culturas alimenticias debido a su apariencia repelente y características de sabor únicas”, agregó Cho, cuya solución es moler los gusanos en un condimento que se puede agregar a varios productos alimenticios.

A través de su investigación, el equipo de Cho estudió los gusanos de la harina a lo largo de todo su ciclo de vida, observando cómo los compuestos presentes diferían en cada etapa. Encontraron “hidrocarburos volátiles” que se evaporaron y dieron como resultado fuertes olores.

Las larvas crudas olían a tierra húmeda, camarones y maíz dulce, pero eso cambiaba según el método de cocción. Los gusanos de la harina al vapor emitían aromas de maíz dulce, mientras que las larvas asadas o fritas eran más aceitosas.

De hecho, los gusanos preparados tenían más similitudes con la comida que solo olores: se formaron sustancias químicas que, según los investigadores, eran similares a las que se encuentran en la carne o los mariscos. Cuando se mezclan con azúcar, elaboran un brebaje «similar a la carne».

Después de prueba y error con varias cantidades de gusanos de la harina y azúcar, se le dieron muestras a un grupo de prueba para declarar al ganador que tenía el aroma más carnoso.

“Como resultado de este estudio, 10 de los sabores de la reacción se optimizaron en función de las preferencias del consumidor”, dijo la coautora y estudiante graduada Hyeyoung Park, quien presentó los hallazgos en una convención de la American Chemical Society en Chicago.

Los resultados, que marcaron la primera vez que las larvas de escarabajo se reutilizaron como carne de res falsa, con suerte se utilizarán para influir en la producción masiva de carne de gusano, según los investigadores.

Los amantes de la comida en la UE han incluido gusanos de la harina en sus menús desde hace un tiempo, luego de una investigación que declaró que los bichos eran seguros para consumir. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación incluso se refirió a los insectos como «una fuente de alimento saludable y altamente nutritiva con un alto contenido de grasas, proteínas, vitaminas, fibras y minerales».

Pero eso no es todo: incluso se ha demostrado que los gusanos tienen beneficios médicos.

A principios de este año, los científicos descubrieron que los gusanos podían detectar el cáncer de pulmón. Los gusanos redondos se sintieron atraídos o disuadidos por ciertos olores, como el del tejido canceroso.