Profesora enfrenta despido por pedirle a estudiantes que traigan condones llenos de semen a clase

Imagen: Getty Images

Una profesora de educación sexual se enfrenta al despido después de pedir a sus alumnos varones que trajeran un preservativo a clase, lleno de su propio semen.

Los padres en Bolivia vieron en rojo la lección, que se suponía que era parte de una clase de educación sexual sobre el sistema reproductivo masculino, y ahora la lección inusual podría costarle el trabajo a la maestra.

El singular acercamiento al horario de clases debía realizarse en la escuela Juana Azurduy de Padilla del municipio de Minero a cargo de la docente María Inés Peredowho.

Aunque se ha subrayado que los alumnos no estaban obligados a hacer los ‘deberes’, Peredo, que se ha disculpado por el ‘malentendido’, que habría dado lugar a acusaciones de corrupción de menores.

“Soy madre de una familia con cuatro niños pequeños y no soy una pervertida”, dijo al periódico Duty.

Peredo, quien continuó explicando que era para ver cuánto tiempo pueden vivir los espermatozoides en un lugar o ambiente húmedo.

“Ese era mi objetivo como docente y no, como dicen algunos medios, pervertir a los alumnos y que se masturben y lo traigan en un frasco, en ningún momento fue esa mi intención”, agregó.

La lección era también advertir a las niñas que evitaran esta sustancia si querían evitar embarazos.

Sin embargo, parece que no todos están de acuerdo con su decisión, ya que uno de los padres denunció a la maestra en el Ministerio Público por “corrupción de menores”.

Carlos Oporto, director de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia de Santa Cruz, dijo a los periodistas: “En este momento estamos viendo las entrevistas psicológicas a los estudiantes de secundaria de Minero”.

«Dependiendo del resultado de esos decidiremos si ‘vamos a tomar medidas’.

Edwin Huayllani, director departamental de educación, agregó: “Ha sido suspendida de la función correspondiente mientras dure la investigación”.

La maestra explicó: “No he matado a nadie, no he violado a nadie.

“Si tengo que ir a la cárcel por dar una clase de educación sexual, la población lo dirá, porque tarde o temprano los jóvenes se van a enterar de una u otra manera, que estoy impartiendo conocimientos y si me he equivocado, pido disculpas a toda la sociedad de Minero y Bolivia”.